La Alianza Evangélica Española exige transparencia y rendición de cuentas por parte de gobiernos y bancos