Alonso insiste en que la subasta atenta contra la equidad, crea riesgo de desabastecimiento y no beneficia a pacientes