Alrededor de 218 millones de niños trabajan en todo el mundo