Alumnos con la piel quemada por falta de sombra en su colegio de Paterna