Amamantar a los bebés evita muertes infantiles y reduce el gasto sanitario