Ocho hombres acumulan la misma riqueza que la mitad más pobre del planeta