Amnistía Internacional denuncia la incoherencia del Gobierno ante los Derechos Humanos