Una investigadora española consigue la beca con mayor dotación de la Unión Europea