Mano dura de la Liga, Federación y Gobierno en su cruzada antiviolencia