Antonio Montiel pone su pincel al servicio del rey Felipe VI