El monstruo de Cleveland pudo asfixiarse por accidente en un juego erótico