Arriesga su vida desde un cuarto piso por sacarle brillo a los cristales