Arroja 300 euros al inodoro para hacer alarde de su riqueza