El Arzobispado de Santiago, contra la 'modernización' de las bodas