Jugando a 'Apalabrados' mientras se vota la privatización de la sanidad madrileña