Asesinadas en Karachi cinco personas, dos de ellas militantes de partidos