El presunto asesino de la cajera de Cambrils pasea por Castro Urdiales