Asistir a la escuela en Siberia a -40ºC y con viento feroz... no es cosa de niños