El abogado de Assange prepara una cita de su cliente con la Policía británica