El padre de Asunta compró más de 200 pastillas de sedante en dos meses