Asunta no pudo defenderse de su madre porque su padre la sedó