El falso maestro shaolín no sufre enfermedades psiquiátricas