Largas colas en el nuevo San Mamés para el partido frente al Nápoles