Atraco de película de risa en una gasolinera de Extremadura