Autoridades buscan un rescate seguro y los mineros pugnan por ser los últimos en salir