El Gobierno de Aznar se planteó atacar con misiles el Prestige para hundirlo