El azúcar podría ser tan tóxico como el alcohol y el tabaco