'Baby boom' en los zoológicos