Una joven turista francesa, nueva víctima del ‘balconing’ en Palamós