Barajas intenta recuperar la normalidad