La calma regresa a Barajas tras horas de motines, retrasos y miles de pasajeros abandonados