Barcelona tomada por miedo a las protestas contra la reunión del Banco Central Europeo