Barcelona, la ciudad española más cara para pernoctar