Los vecinos de Barcelona se organizan para denunciar con sus vídeos la violencia callejera