Salvado por una barra de metal implantada en el interior de su pecho