Bart, el gato 'zombie' que escapó de su tumba