El ídolo de los niños de una escuela es el basurero municipal