Un joven acusado de matar a su madre y su novio, convive cuatro días con los cuerpos