Berlín estudia si hay responsabilidad penal en la contaminación con dioxina