Berlín confirma la existencia de gallinas con alta contaminación por dioxinas