Bertone agradece al Señor por habernos dado un santo como Juan Pablo II