30 centímetros de agua son suficientes para que un niño se ahoge en una piscina