Un joven marroquí que vivía en un piso tutelado viola y corta un dedo a la educadora social