Bilbao se blinda ante la llegada de 2500 seguidores del Spartak de Moscú