Una mujer paga 100.000 dólares para parecerse a una muñeca