Bollos y chucherías, fuera de los colegios