La isla de Borneo, un imán para los buscadores de diamantes de medio mundo