El hijo de Brad Pitt y Angelina, con 11 años, comienza el tratamiento para cambiar de sexo