Brigadas de voluntarios trabajan para sacar a flote la devastada Ishinomaki