Brisbane ofrece un aspecto de "zona de guerra" tras las riadas